viernes, 11 de enero de 2013

Dime algo bonito


Pepe y Juana llevaban casi treinta años casados. Su vida se había convertido en pura monotonía y muy pocas cosas se salían de la rutina. Sus vidas estaban entre el trabajo y la casa. Pero os contaré lo que ocurrió una semana en concreto.

Lunes: Pepe se levantó como cada mañana, para ir a trabajar. Ocho horas de oficina y para casa donde Juana le estaba esperando con la cena preparada. Cenaron juntos, vieron un poco la televisión y se acostaron. Los dos se durmieron abrazados.

Martes: Pepe se levantó para ir a trabajar. Sus compañeros de trabajo le comentaron que había un video nuevo en internet donde salía una mujer, con muy poca ropa y que al saltar, se les salían los pechos. Pepe lo vio con ellos y todos se rieron, aunque la buena moza, hizo que se despertase algo en él que llevaba mucho tiempo dormido. Cuando llegó a casa, Pepe abrazó con fuerza a Juana, le dio un beso y le dio un toquecito en el culete. Cenaron, vieron un poco la tele y se fueron para cama. Allí Pepe, arrimó su “soldadito” contra las cachas de Juana, pero esta, notando el prominente miembro de su marido, le dio una culada y se separó de él.

Miércoles: Pepe se levantó y se marchó a trabajar algo fastidiado. Llegó el primero al trabajo y vio nuevamente el video de la mujer que saltaba. Después, siguió algunos enlaces más a páginas algo más fuertes. En cuanto llegaron sus compañeros de trabajo, apenas podía ocultar su calentón y se puso a trabajar lo antes posible. Al llegar a casa, le dio un apasionado beso a su mujer y le agarró el culo con fuerza, para arrimarla contra él. Juana le dijo que se dejase de tonterías y que tenía que acabar de preparar la cena. Cenaron, vieron un poco la tele y se fueron para la habitación. Antes de meterse en cama, Pepe le lanzó unos piropos a su mujer mientras esta se desnudaba y esta, con una sonrisa picarona, le hizo un pequeño striptease. Se metió en cama, le dio un beso y se dio la vuelta. Pepe volvió a arrimar su “soldadito” contra el culo de su esposa pero esta volvió a realizar la misma maniobra escapatoria de la noche anterior. Pero Pepe estaba encendido y no cejó en su empeño. Agarró los pechos de su mujer desde atrás y recibió un “hoy no, que me duele la cabeza”.

Jueves: Pepe volvió a llegar el primero al trabajo, se fue a su ordenador y se metió directamente en varias páginas porno. Se puso las botas antes de la llegada de sus compañeros de trabajo. Su calentura era ostensible y durante todo el día no pensó en otra cosa que llegar a casa y hacer el amor con su mujer, quisiese ella o no.  Al llegar a casa, se encontró que la hermana de Juana había venido a cenar con ellos y que se quedaría a dormir aquella noche. Los planes se habían venido al traste, con su hermana en casa, Juana jamás accedería a mantener relaciones aquella noche, consentidas o sin consentir. Vieron un poco la tele y para cama. Durante aquella noche, Juana notó el duro miembro de su marido contra sus posaderas pero al ver que no hacía nada más, se quedó tranquilamente dormida.

Viernes: Pepe llegó al trabajo como un poseso. Cientos de páginas de sexo pasaron ante sus ojos y comenzó a tocarse para poder aliviar su calentón. Pero a la llegada de sus compañeros, tuvo que dejar sus trabajos manuales y esperar hasta la hora de salida del trabajo para conducir como un loco y llegar a casa. Su mujer lo esperaba. Cenaron y se fueron para el salón donde vieron un poco la tele. Pero Pepe, no estaba dispuesto a dejarla escapar. La agarró con fuerza, la besó y estaba a punto de arrancarle la ropa cuando su mujer, sabiendo que no tenía escapatoria, le dijo:

Dime algo bonito…




4 comentarios:

  1. ¡Ja, ja, ja! Lo que puede dar de si un video... XD Muy bueno, Namor...

    Me ha recordado al chiste:
    - Pepe, dime algo con amor...
    - ¡Amorfa!

    XD

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Vin. Es lo que tiene aprender del MAESTRO. Cada vez que me llega a mi correo el Obra de Arte:Definición Gráfica, alucino con tus títulos de cabecera de foto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. En algunas me repito, pero es que es difícil ponerle cabecera a todas XD

    Lástima que no haya forma de pasarte por correo el enlace para suscribirte al spin-off, "Famosas, famosillas y famosetas", que te las estás perdiendo...

    ResponderEliminar
  4. Cagoentó, Vin, no me pongas los dientes largos.

    ResponderEliminar