viernes, 2 de agosto de 2013

¡ME VOY A CORRER!

Estas cuatro palabras seguro que os han hecho sonreír a muchas de vosotras. Algunas os traerán buenos recuerdos, a otras, no tan buenos. Y lo digo por tres causas o más bien, categorías aunque seguro que hay más entre ellas:

1ª ¡Me voy a correr!: "No me jodas, pero si ni tan siquiera me he quitado el vestido".

Pues sí, el típico caso de eyaculador precoz o también llamado "Billy el niño" por su rapidez de descarga, primo de John "Gatillazo" Wayne y que suelen utilizar una frase muy similar: "lo siento cariño, es la primera vez que me pasa, pero es que estás tan buena que no he podido aguantarme". Con frases así no me extraña que las mujeres descubran y disfruten más de la autosatisfacción. Aunque ya se sabe, el sexo al igual que el amor: dura, lo que dure, dura.

2ª ¡Me voy a correr!: "Aguanta un poquito más y lo hacemos juntos".

Qué bonito es intentar que tu pareja se corra contigo, sentir ese orgasmo a la vez, a pesar de que al hombre solo le dure unos segundos y se le ponga rostro de gilipollas y vosotras os quedéis con esa cara de gustazo y satisfacción durante más tiempo. Y sí, el hombre intenta por todos los medios aguantar como un campeón, utiliza lo que leyó alguna vez por internet, intenta no respirar, apenas moverse, contraer el músculo pubococcigeo e imaginarse a la tía más fea del pueblo comiéndose un plátano... pero también había leído que las feas "la comen de vicio" y ya no puede aguantarse más. Eso sí, si su pareja no ha llegado todavía y a pesar de algún que otro exabrupto por su parte, el hombre se afana con dedos, boca y lengua en intentar hacer lo que no ha conseguido su "cansado soldadito".

3ª ¡Me voy a correr!: "Por fin, tengo el coño escocido de tanto follar".

Lo he escuchado por ahí y según dicen, hay una leyenda urbana que comenta que hay hombres que son capaces de aguantar más de quince minutos con el mete-saca y algunos hasta más tiempo, y sin contar los preliminares (quien sepa lo que son, claro). A esos hombres creo que se les podría denominar DIOSES DEL OLIMPO. Aunque bueno, es una leyenda urbana como otras tantas que hay en el mundo del sexo: no hay mujeres frígidas si no hombres inexpertos...mujeres que pueden tener más de un orgasmo (como se llamaban...creo que multiorgásmicas)...hombres con penes de más de 12 cm...etc.

Y seguro que os estaréis preguntando en que categoría estaré yo (y si no os lo preguntáis, ya estoy yo aquí para aclararos las cosas). Yo estoy FUERA DE CATEGORÍA como algún puerto del Tour de Francia o de la Vuelta a España...seguro que os habéis quedado muertas con la noticia.

Y es que cuando digo ¡me voy a correr! lo mío es calzarme las zapas, camiseta reflectante y pantalón corto para enseñar mis piernas tipo etíope y salir a correr algunos días a las 6.30 de la mañana.

¿Correr o follar? Esa es la cuestión.

Hacer cualquier clase de ejercicio es excelente para la salud. Pero, para los que aún tienen dudas a la hora de escoger, aquí encontrarán 7 buenas razones para decidir entre Correr y Follar:

1.- Cuando corres, normalmente vas solo. Si vas con alguien acabas queriendo correr más rápido que el otro.

Follando no, siempre tratas de llegar a la meta juntos. Por lo tanto, follar "desarrolla el trabajo en equipo y evita el egoísmo".

2.- Para correr hay que comprar un montón de ropa que, normalmente, es bastante cara.

Sin embargo, para follar basta con quitarte la que llevas puesta. Como veis, follar "fomenta el ahorro y evita el consumismo".

3.- Para correr hay que levantarse de la cama.

Para follar es todo lo contrario. Todos sabemos que en la cama se está mejor que en ningún sitio. Por lo tanto, follando "nos ejercitamos mientras estamos donde mejor se está".

4.- Correr exige un gran esfuerzo y da poco placer.

Follar da un enorme placer y el esfuerzo es mínimo. Así pues, follando descubrimos "cómo rentabilizar al máximo con el mínimo esfuerzo".

5.- Después de correr terminas agotado y te duelen las rodillas y piernas.

Sin embargo, después de follar, tienes una sonrisa de oreja a oreja. Queda claro que follando "descubrimos la alegría de vivir".

6.- Si te llaman para correr, casi nunca vas.

Ahora bien, si te llaman para follar...ahhhhhhh... ¿verdad? A la hora que te digan sales a toda pastilla. Está claro, follar "aumenta la puntualidad".

7.- Otra razón muy importante es que, después de correr no te apetece repetir la carrera.

Después de follar, deseas volver a repetir. ¿O no? Así que follando "se consigue verdadero interés por lo que se hace y se fomenta el valor de la constancia".

Pues nada, ¡a follar se ha dicho! o como hago yo... dejo la ropa de deporte preparada para el día siguiente porque ¡me voy a correr!.

Que paséis unas buenas vacaciones y en septiembre pienso pasar lista.

Besos.