lunes, 28 de diciembre de 2015

Pensando en frutas.







Viendo todas estas fotos de mujeres comiendo fruta, a mí se me ha abierto el apetito. Y es que hay que ver como esos plátanos de Canarias y esas cerezas de Beade, hacen las delicias de esos selectos paladares. Aunque viéndolas con detenimiento, me recuerdan a algo…¿alguna sugerencia por parte del sector femenino?

jueves, 17 de diciembre de 2015

DESERTOR



Desertor…así me llamarán mis compañeros de la Guardia de la Noche cuando sepan lo que hice. Pero mi conciencia no descansará tranquila hasta que pueda traerla a lugar seguro.

Ella me encontró casi congelado al Norte del Muro y le debo mi vida. Formaba parte de una patrulla de Exploradores cuando aquellos caníbales nos atacaron. Fui el único que sobrevivió a la carnicería gracias a mi destreza con la espada de acero valyrio heredada de mi abuelo.

Me llevó a su cabaña y me curó las heridas. Tuve suerte pues era una sanadora a la que el pueblo de los Salvajes tiene en  gran aprecio y nunca revelo que yo era un Cuervo. La primera noche y después de coser mi piel lacera, se desnudó y trató de calentar mi cuerpo con el suyo. No sé si fue el fuego de su hoguera o el calor de su piel, que a la mañana siguiente me desperté con una erección en mi verga. La única parte de mi cuerpo que se recuperó en una sola noche.

Después, con sus emplastos, el resto de mis heridas fueron cicatrizando y cada noche, después de acostarme, me hacía el dormido y la miraba con los ojos entrecerrados mientras ella se desnudaba, se tocaba y disfrutaba de sus propias caricias hasta llegar al clímax. Sus pechos se ponían duros y sus pezones apuntaban al frente. Su sexo iluminado por la mortecina luz del fuego, rezumaba el preciado elixir que solo las mujeres pueden crear.

Una mañana me dijo que hacía lo que hacía porque la mantenía joven y fuerte y que yo debería hacer lo mismo en las largas noches de guardia. Me reí con ganas porque apenas me la encuentro cuanto tengo que mear desde lo alto del Muro.

Cuando por fin estuve completamente curado, me ayudó a llegar a las estribaciones de la Puerta Negra. Me despedí de ella e hizo prometerle que no volvería a buscarla pasase lo que pasase.

Pero de eso hace meses y tenemos noticias de que los Caminantes Blancos campan a sus anchas por el Norte. Los Salvajes huyen hacía el muro y yo no puedo permanecer impasible y no hacer nada. Tengo que salir a buscarla y traerla al Fuerte de la Noche. Sam Tarly me dijo que había un túnel que llegaba al bosque de más allá del muro y desde allí podría continuar hasta el Norte, a la cabaña de la curandera y convencerla de que se venga conmigo.

Serán muchas jornadas de peligros porque tendré que pasar entre el ejército de los Salvajes y aguardar que los Caminantes Blancos no hayan hecho de la bella curandera, una de ellos. Llevó mi espada y veinte flechas con punta de vidriagón. Si llegó a su cabaña y es una de ellos, no dudaré en utilizar mis armas contra ella.


Se acerca el invierno.

lunes, 7 de diciembre de 2015

UN DIA DURO


x:

Hoy ha sido un día duro en el trabajo. Empiezo a sospechar que mi jefe me tiene manía porque me caen todos los marrones solo a mí. Me considero una persona muy trabajadora, soy el primero en llegar y de los últimos en salir y aun así, nunca tiene suficiente.

Hoy mismo he salido el último del trabajo mientras él, una vez más, se iba de cena con su secretaria. He cogido el coche, he puesto música, pero no he conseguido relajarme totalmente pues el cabreo era de los importantes.

He llegado a casa y la puerta estaba abierta. Supe que ella estaba allí. Me dirigí a la habitación y había comenzado la fiesta sin esperarme. Me iba a desnudar, pero me dijo que no lo hiciese, que le gustaba verme de traje y que quería que le hiciese eso que tanto que le gustaba.

Me puse de rodillas y mientras ella se acariciaba, yo lamía el elixir que su sexo desprendía. Sinceramente, no entiendo como a los “machos alfa” de mi gimnasio no le gusta hacer esto. Ellos se jactan de las mamadas que les hacen sus novias o las chicas que con las que han conseguido ligar alguna noche, y que por desgracia, han caído en sus garras. ¿Qué a ellos no les gusta “bajarse al pilón”? Menuda gilipollez.


En fin, mi jefe me tiene manía, pero su amante esposa, me adora.

martes, 17 de noviembre de 2015

LIBIDO


Libido: según nuestra querida Santa Wikipedia, la palabra libido viene de latín libido y significa deseo, pulsión y en sentido estricto, lascivia.

Al leer esto me he dado cuenta que tengo la libido por los suelos ya que al contemplar esta foto, lo único que se me ocurre pensar es: ¿de que sabor será la miel que está lamiendo esa chica? Por su color puede ser o miel mil flores o miel de Romero, porque la de Castaño o la de Eucalipto son bastante más oscuras.


No sé, ¿algún consejo para esto de la libido?

miércoles, 21 de octubre de 2015

QUID PRO QUO

Irene se despertó temprano aquel día y se levantó con ganas de comerse el mundo. Se fue para la ducha y mientras se estaba viendo en el espejo, comprobó que le gustaba mucho la imagen que aquel cristal le estaba devolviendo. Su cuerpo había cambiado y coger aquellos kilos le había sentado de cine. Sobre todo a sus pechos que ahora estaban mucho más henchidos y turgentes. Entonces pensó en Héctor y en la diablura que iba a hacer.

Se puso su ropa interior, se vistió la camisa y se acomodó la chaqueta para sacarse una foto con el móvil que le envió rápidamente a su querido amigo. Héctor no tardó en contestar con un aullido escrito en su móvil.


Irene se rio con ganas y comprendió que aquella imagen, había despertado la imaginación de Héctor que tendría que enviarle una imagen, acorde con la que ella le había enviado. El juego había comenzado….Quid pro Quo.


miércoles, 14 de octubre de 2015

EL TRABAJO.




Marko se despertó con unas esposas en sus muñecas y un pañuelo anudado a su cabeza que le tapaba la visión. También notó que estaba desnudo y comenzó a preocuparse al no saber dónde estaba o como había llegado a estar en esa situación.

Tranquilo, no te va a pasar nada — dijo una voz femenina a su espalda.

Trato de incorporarse y unas manos con dedos largos y suaves lo ayudaron, pero firmemente, lo hicieron ponerse de rodillas sobre la alfombra donde había despertado.

Ahora que por fin has despertado, podemos comenzar.
¿Comenzar? ¿A qué? — gritó el hombre antes de recibir un golpe en su espalda con una fusta.
Silencio —dijo la voz femenina. – Si hablas, recibirás tu castigo.
Pero… — y con otro golpe de fusta, Marko entendió que tenía que hacerle caso a la mujer que esgrimía con total maestría aquella vara.
Vamos a intentar llevarnos bien. Me llamo Sandra y tengo entendido que entre tus amigos te jactas de que tienes un gran dominio sobre tu cuerpo, incluso de que eres capaz de controlar tus impulsos y la excitación que se pueda dar en determinados momentos.

El hombre asintió con su cabeza.

A mí se me da muy bien echar abajo todas esas farsas que os traéis entre los llamados “machos alfa”. Y por supuesto, no creo que aguantes más de un minuto sin excitarte con lo que yo te voy a hacer — dijo Sandra muy segura de sí misma comenzando a acariciar los pezones del hombre con la punta de la fusta. ¿Aceptas el reto?

Marko no se lo pensó dos veces y asintió nuevamente.
La mujer le quitó la venda que le tapaba los ojos y el hombre, en cuanto recupero bien la visión, pudo ver a su fustigadora. Sandra era joven, rubia, vestía un voluptuoso corpiño negro y llevaba un antifaz de fantasía.
La entrepierna de él comenzó a moverse, pero con una orden de su cerebro, esta volvió a su estado normal.

Mmmmmm, esto va a llevarme algo más de un minuto, pero ten por seguro, que voy a doblegar tu voluntad y conseguiré que tu sexo, apunte hacia mí.

Marko sonrió maliciosamente. Aquella dama se lo iba a tener que currar.
La mujer se movió lentamente alrededor de él, con su fusta acariciando la bronceada piel de Marko. Los músculos de este se tensaron cuando la vara bajó por su columna vertebral y se introdujo por su muslos. Su sexo, volvió a reaccionar pero siguió controlándolo.
Ahora era por la parte delantera por donde descendía la negra vara y se posó sobre la polla que volvió a reaccionar a las caricias proporcionadas por la bella joven. Pero Marko, resistía, aspiraba profundamente y soltaba el aire con lentitud, conservando la calma lo mejor que podía.
Sandra se desprendió de sus braguitas que tiró al lado del hombre y colocó su depilado sexo enfrente de su cara. No hubo reacción por su parte.

Eres fuerte mentalmente, pero no vas a poderte resistir mucho más. A pesar de que quieres controlar tu cuerpo con la respiración, tu corazón te delata y está empezando a bombear con más fuerza, porque la demanda de sangre es mayor ya que tu polla, necesita hincharse para rendirse a mis encantos.

El hombre cerró los ojos y trató de pensar en otra cosa, pero el suave olor y la calidez del sexo de Sandra pegado a su cara, hacían que sus fuerzas comenzasen a flaquear.

Vamos a hacerlo más difícil, quiero que lamas mi coño, despacio, muy despacio — dijo Sandra abriendo sus labios para dejar que la lengua de Marko llegase a todos los rincones de su sexo.

Marko obedeció y con su lengua, lamió cada pliegue de la sensible piel de Sandra que gimió con gusto, ante los atentos mimos que el hombre le proporcionaba a su sexo.
Su polla apenas resistía no rebelarse ante su amo y subir como una bandera a la que izan para el deleite de los asistentes. Su corazón, tal y como había dicho Sandra, latía con más fuerza y el riego llegaba a todas las partes de su cuerpo.

Lo haces muy bien y me encanta que te resistas. Pero ha llegado el momento de tu capitulación, mi querido Marko — dijo Sandra apartando su húmedo sexo de la hambrienta boca del hombre.

Se acercó a su oído y le susurró una sola palabra.
La polla se izó con un resorte, Marko apenas podía mantener su postura y forcejeo con las esposas. Su boca buscó la boca de Sandra, pero esta se apartó con un rápido movimiento.

Tus amigos quedarán gratamente sorprendidos cuando les cuente la resistencia que has logrado mantener durante todos estos minutos — dijo la joven mientras agarraba del pelo al hombre y le echaba la cabeza hacía atrás. Cogió con su otra mano la erecta polla y probó su consistencia haciendo que este gimiese de placer. —En unos minutos subirán tus amigos y te quitarán las esposas. Mi trabajo aquí ha finalizado.
Por favor, ¿podrías repetirme lo que me has dicho al oído?
Fó-lla-me — le susurró lentamente Sandra.

Marko se corrió sobre la alfombra mientras la joven se vestía la gabardina. Fuera, la lluvia arreciaba con fuerza.

miércoles, 7 de octubre de 2015

LA ESPERA




Pues sí, mis queridas lectoras, la chica de la foto es Irina. Me la ha enviado vía wasap, guasap, o como se diga y me ha dicho que se la había quitado aquel domingo por la mañana mientras esperaba mi llegada. Me ha comentado también que deje de ser tan caballeroso y me ha retado a contar lo que pasó cuando llegué de mi mañana dominguera de entreno. http://elblogdenamor.blogspot.com.es/2013/11/mis-disculpas.html

A mí los retos no me asustan, la verdad y como me pico con estas cosas pues os contaré lo que ocurrió esa mañana.

Vamos a ver, ¿dónde lo habíamos dejado?...sí, la había llevado para mi apartamento, la desnudé dejándola en ropa interior y la acosté en mí cama. Yo me puse el pijama de franela y me acosté también sabiendo de antemano, que allí no iba a pasar nada y que los dos dormiríamos a pierna suelta hasta la mañana siguiente. Y así fue. A las 9 de la mañana del domingo, el despertador comenzó a sonar y lo apague de inmediato para que mi compañera de cama no se despertase. Esta estaba bastante pegada a mí, buscando el calor que desprendía mi cuerpo a esas horas de la mañana.

Salí de cama intentando no moverla mucho y la tapé con el edredón que descansaba sobre el suelo. Cogí la ropa de deporte a oscuras y salí al pasillo donde agarré mis zapas y a los cinco minutos ya empezaba mi domingo de tirada larga. Esa mañana cayeron 16 km bajo mis piernas. Al llegar al apartamento, Irina me esperaba en la puerta vestida con sus medias negras que enguantaban sus largas y delgadas piernas, sus taconazos de 15 cm y nada más.

Mi reacción fue sonreír, darle los buenos días y escabullirme para la ducha. Allí me desnude quitándome toda la ropa sudada en el entreno de aquella mañana y en el momento que me iba a meter en la ducha, una mano agarró mi miembro viril (he de aclararos que un miembro viril después de 16 km está tan escondido entre la pelambrera de vello púbico masculino, que antes habría que hacer un cursillo de “cómo se usa un machete en la selva amazónica” para poder encontrarlo) y me llevó con ella para la habitación.

Le dije que estaba sudado, muy cansado y que necesitaba una ducha reparadora antes de hacer nada, pero como ya os había dicho el día anterior, Irina es de esas mujeres a la que no se le puede decir que no. Me llevó a la habitación, me tiró sobre la cama y a pesar de mis quejas y súplicas, se colocó encima y con una sonrisa maliciosa, cogió mi sexo y se lo fue introduciendo poco a poco. (Os aclaró de una vez por todas que nuestro sexo tiene vida propia y hay situaciones en las que se despierta, se sube y te deja en mal lugar).

Comenzó a cabalgar sobre mi sudoroso cuerpo, pero a Irina, eso le daba igual. Solo buscaba su propio placer, su desahogo, su polvo mañanero que la despertase totalmente y la hiciese sentir mejor. Me sentí un mero objeto utilizado solo para el sexo, pero eso es lo que ella buscaba. No necesitaba mis manos para acariciarla y mi cuerpo, un mero punto de apoyo.

Cabalgaba sobre mí, se tocaba sus pequeños pechos y bajaba lujuriosa hacia su sexo que rezumaba gran cantidad de lubricación que se mezclaba con la mía. A veces, una de sus manos jugaba con mis pezones y los pellizcaba hasta que mi rostro de cansancio tornaba en una mueca de dolor. Otras, se echaba hacia atrás y apoyaba sus manos sobre mis rodillas ofreciéndome su cuerpo ligeramente arqueado para que la mirase con lujuria.
  
Cuando comenzó a moverse como una amazona cabalgando sobre un caballo desbocado y sus movimientos pélvicos se hicieron más enérgicos, supe que su climax estaba llegando irremediablemente. A mí todavía me quedaba mucho, pero eso a ella, no le importaba.

Cuando el orgasmo daba sus últimos coletazos, se derrumbo sobre mí y su agitada respiración retumbaba en mi oreja derecha. Pero cuando hice un gesto con mi cadera de querer continuar y de que ahora me tocaba a mí, ella se levantó, miró el reloj que estaba sobre la mesilla y me dijo que era muy tarde y que se tenía que marchar.

Se vistió a toda prisa mientras mi sexo todavía palpitaba tratando de que alguien se apiadase de él. Pero Irina solo me sonrió y se despidió con un Ciao caro con acento bieloruso.

Escuché la puerta del apartamento que se cerraba tras ella y el taconeo de sus zapatos al otro lado de la pared hasta que llegó al ascensor. Después, el silencio, solo roto por mi respiración.

Me levanté y caminé sonriente hacia la ducha. Pensé que 16 km y un polvo mañanero, no cualquier hombre puede hacerlo y estaba seguro que muy poquitos éramos los elegidos que lo habían hecho esa mañana.     


Y como he leído por ahí: Quien no se consuela es porque no quiere.

jueves, 1 de octubre de 2015

EVA




Y Eva fue creada para alimentar a la humanidad,

y en la cúspide de sus senos,

mientras los hombres saciaban sus anhelos,

ella los llevaba a la inmortalidad.

lunes, 11 de mayo de 2015

Pin-up.


Adriana se despertó aquel sábado muy contenta. Esa mañana tenía una entrevista de trabajo en una de las mejores revistas de Pin-ups del país. Hacía menos de seis meses que se había publicado el primer número y cada mes, sus ejemplares se agotaban los primeros días gracias a la belleza de las mujeres que posaban para el famoso, pero desconocido fotógrafo que convertía a aquellas desconocidas mujeres, en iconos de moda. 

Después de un burbujeante baño de espuma, Adriana se vistió y acabo de maquillarse. Se peinó su larga melena negra y antes de salir, volvió a echarse un vistazo en el gran espejo de su habitación. Estaba espectacular. La noche anterior había decidido vestirse como la gran Monica Belluci en la película de Malena. Pero ella le había dado aquel toque Pin-up de los cincuenta. Zapatos rojos de tacón, medias negras enguantando sus torneadas piernas y rematadas con un liguero a juego con los zapatos. Como último detalle, un cancán bajo el corto vestido negro de lunares. El gran escote dejaba entrever sus bonitos pechos y un colgante de corazón que siempre le había traído buena suerte.

Cogió el paraguas por si llovía y salió a la calle con ganas de comerse el mundo. Caminaba por la ciudad sin apenas cruzarse con nadie. Era una mañana primaveral y la gente no madrugaba los fines de semana. A Adriana no le importó que hubiesen puesto una entrevista de trabajo un sábado, ya que salir en portada de aquella revista significaba el sueldo de todo un año.  

Mientras caminaba por la calle notó como una de sus medías se había desprendido un poco. Se paró y en uno de los bancos que había por el paseo, apoyó una de sus piernas y ajustó bien la media con el corchete.

A unos pocos metros, había un hombre con una cámara fotográfica que inmortalizó ese momento. Adriana bajó su pierna y le sonrió al fotógrafo que le correspondió con una ligera inclinación de su cabeza, como dando a entender que agradecía aquel gesto y que hubiese posado sin ella saberlo ante su cámara.

Adriana recorrió los últimos metros que le quedaban hasta llegar al gran edificio donde se había ubicado la afamada revista. Entró en el hall y vio a muchas de sus amigas y competidoras rellenando ya el impreso para la prueba.

Media hora más tarde, había reunidas allí más de medio centenar de Pin-ups ansiosas por empezar. Cada vez que algún hombre entraba en el edificio, todas comenzaban a cuchichear e intentaban averiguar si sería aquel, el famoso fotógrafo del que todo el mundo hablaba y que muy pocos sabían realmente quien era.

En un momento dado, una ayudante de dirección salió al hall y les comunicó que la mujer que iba a salir en portada ya había sido elegida. Todas se miraron extrañadas ya que nadie había realizado la prueba, pero a pesar de eso, se les recogieron todos los formularios para próximas entrevistas.

Adriana caminaba cabizbaja con el paraguas abierto ya que una incesante lluvia, caía sobre la ciudad. Sus pies se habían mojado y estaba deseando llegar a casa y ponerse cómoda con sus calientes pantuflas y su cálido albornoz. Pero al pasar por el paseo donde se había ajustado la media, se volvió a encontrar con el hombre que le había sacado una foto. Está volvió a sonreírle y el hombre le dijo:

—Perdóneme, pero antes le tome una foto y me gustaría enviársela a su dirección. Llevó aquí desde entonces esperando por si pasaba para poder agradecerle esa imagen y haberme regalado una preciosa sonrisa.
—¿Y si no llego a volver por aquí?
—Volvería todos los días y esperaría desde la mañana hasta la noche.

Adriana le pidió un bolígrafo y un papel donde apuntársela y después se marchó calle abajo, con el ego por las nubes. Aquel hombre le había alegrado la mañana ya que el fiasco de la prueba para la revista, le había chafado el buen ánimo con el que se había levantado.

Una semana más tarde, un mensajero llamó a su puerta, le entregó un paquete y después de abrirlo, esbozó una sonrisa de oreja a oreja. En la portada de la revista de Pin-ups, estaba la foto que aquel hombre le había hecho la semana anterior. Había también una nota manuscrita.

Espero que esto compense el madrugón del sábado pasado. El lunes te espero en la revista donde tenemos que hablar de tus honorarios y de próximos números en los que puedes participar.
Un saludo,

Mike

lunes, 20 de abril de 2015

MIMOS




La llama de la pasión se va apagando poco a poco y los últimos espasmos de placer se van disipando de nuestros cuerpos. Apenas han pasado unos segundos desde que la escaramuza ha finalizado y dedico unos instantes para mimarte. Te beso tiernamente, te toco con mis manos intentando acariciar cada centímetro de tu piel, para luego repasar el largo camino que recorre toda tu espalda con las yemas de mis dedos y que remata sobre la sensible piel de tus nalgas.

¿Quién diría que diez minutos antes estabas desnudándote e intentando provocar mi excitación?   

Te beso…

Te acaricio…

Te amo…


viernes, 13 de marzo de 2015

Teach me...to Love



Esto va dedicado a todas aquellas personas que todos los días de nuestra vida, aprendemos cosas nuevas en el amor.

Sexo, deseo y amor, todo viene siendo lo mismo.

Dejaros llevar y aprended que el amor está para disfrutarlo, en pareja, en algún trio, metidos en una cama redonda o a solas con uno mismo.

Buen fin de semana a tod@s.

lunes, 2 de marzo de 2015

¡EL INCONFORMISMO DE LAS MUJERES!



Este fin de semana dos buenas amigas fueron al cine para ver 50 Sombras de Grey. En una sala de 190 butacas, 180 de ellas estaban ocupadas por mujeres. Después de visionar la película, me comentaron sus impresiones sobre ella:

Algo que me sorprendió es que le pareció más una peli para tíos que para mujeres, sobre todo por cómo se desarrollaba la película.
También les pareció más una historia de amor que la tórrida historia que habían leído en los libros.
Qué gracias a la actriz, se salva la película.
Y lo que más me sorprendió es que se rieron muchísimo viéndola. Con sus explicaciones, entendí perfectamente el porqué:

A pesar de que Christian era muy guapo (pero no el hombre varonil de facciones duras que todas os imaginasteis con el libro y que tardaba en enamorarse de Anastasia). Ahí os doy la razón, la imaginación supera muchas veces a la realidad.
A pesar de que Christian desprendía atractivo por todos los poros de su piel.
A pesar de que Christian era rico y que te podía llevar a dar un vueltecita en su helicóptero privado… lo que más les ponía era la parte en la que Christian se ponía en plan dominante y “cabroncete”. Sigo sin poder entender esa “manía” vuestra de ser siempre tan inconformistas.

Y después de esto, recordé uno de aquellos PowerPoint antiguos que tenía perdido en mi correo electrónico de cómo hacer feliz a una mujer. Aquí lo dejo y espero que os riais un poquito, porque todo lo que aquí se dice es verídico Y LO SABEIS.

COMO HACER FELIZ A UNA MUJER (me parece que no es tan complicado) 

Para hacer feliz a una mujer basta ser:
1. Amigo
2. Compañero
3. Amante
4. Hermano
5. Padre
6. Maestro
7. Educador
8. Cocinero
9. Carpintero
10. Fontanero
11. Mecánico
12. Decorador
13. Estilista
14. Sexólogo
15. Ginecólogo
16. Psicólogo
17. Psiquiatra
18. Terapeuta
19. Audaz
20. Organizado
21. Buen padre
22. Muy limpio
23. Simpático
24. Atlético
25. Dulce
26. Detallista
27. Galante
28. Inteligente
29. Gracioso
30. Creativo
31. Tierno
32. Fuerte
33. Comprensivo
34. Tolerante
35. Prudente
36. Ambicioso
37. Capaz
38. Valiente
39. Determinado
40. Fiable
41. Respetuoso
42. Apasionado 

SIN OLVIDAR:
43. Hacer cumplidos a menudo
44. Adorar ir de compras
45. No montar follones
46. Ser muy rico
47. No ponerla de los nervios
48. No mirar a otras mujeres 

Y AL MISMO TIEMPO TAMBIEN SE HA DE:
49. Estar muy por ella sin llegar a ser celoso
50. Llevarse bien con su familia pero dedicándole siempre el mismo tiempo a ella.
51. Dejarle espacio pero mostrarle interés por lo que hace 

ES MUY IMPORTANTE, no olvidar nunca:
Cumpleaños
Aniversarios
Bodas
Desgraciadamente, incluso cumpliendo estas reglas a rajatabla, su felicidad no está garantizada, ya que podría sentirse agobiada por una vida de asfixiante perfección y largarse con el primer desgraciado-alcohólico-mujeriego que encuentre.

COMO HACER FELIZ A UN HOMBRE:
1. Follar
2. Dejarlo en paz

viernes, 13 de febrero de 2015

CRAZY IN LOVE

Se acerca San Valentín y para todas aquellas que estáis enamoradas o para todas aquellas que todavía no habéis encontrado el amor de vuestra vida, os dejo un video donde lo importante es el mensaje de la canción, no tanto las imágenes que vienen en él.


<<David te agradezco enormemente que me hayas enviado este video y tus sabios consejos de como posar ante las cámaras. Gracias también por vivir solo en Internet y ser un personaje virtual, porque si no, los simples mortales no nos comeríamos ni una rosca. Eso sí, no te olvides de pasarme el número de tu Personal Trainer y la varita de Harry Potter para intentar ponerme como tú. Con cariño, Namor>>.





viernes, 16 de enero de 2015

DESCUBRIENDO TU CUERPO



Deja que sea la víctima que se embruje con el encantamiento de tus ojos y se queme en el fuego de tu pelo.

Deja que sea el marino que naufrague en tu archipiélago, formado por cada una de tus pecosas y ardientes islas.

Deja que sea yo el escalador que suba hasta tus cumbres y baje parsimonioso por sus pronunciadas cuencas.

Deja que sea el osado espeleólogo que se interne en tus profundas cavernas, descubriendo los más íntimos secretos.


Déjame que sea yo el explorador de cuerpo…