viernes, 16 de enero de 2015

DESCUBRIENDO TU CUERPO



Deja que sea la víctima que se embruje con el encantamiento de tus ojos y se queme en el fuego de tu pelo.

Deja que sea el marino que naufrague en tu archipiélago, formado por cada una de tus pecosas y ardientes islas.

Deja que sea yo el escalador que suba hasta tus cumbres y baje parsimonioso por sus pronunciadas cuencas.

Deja que sea el osado espeleólogo que se interne en tus profundas cavernas, descubriendo los más íntimos secretos.


Déjame que sea yo el explorador de cuerpo…