martes, 29 de marzo de 2016

UN AÑO DESPUES

Hace un año que no te veo y hoy por fin, me he decido a volver a ti. Te echaba mucho de menos y a pesar de los años que estuvimos juntos y de todo lo que hicimos, hoy estaba nervioso por estar nuevamente contigo.

Apenas unos pocos preliminares y me sumerjo dentro en ti. Entonces me recibes con cálido abrazo, como el que das a alguien que no ves hace ya tiempo, con tus caricias recorriendo mí cuerpo semi desnudo de arriba abajo. Apenas puedo contener mi felicidad por estar rodeado totalmente por ti.

Me gusta y disfruto cada momento que estoy contigo, tú abajo y yo arriba; yo abajo y tú encima. Después de quince minutos, mis brazos comienzan a estar cansados, pero tú sigues pidiéndome más y más, mientras mi cuerpo va navegando poco a poco sobre ti.      

Agotado, pero muy satisfecho, salgo y hago unos estiramientos para desentumecer mis músculos que agradecen cualquier movimiento lejos de tus humedades.

Te miro y tú me devuelves esa mirada azul pidiéndome que no tarde tanto en volver a estar contigo.

Sonrío y te prometo sumergirme nuevamente en tus aguas y volver a disfrutar de mi querida y ansiada Piscina.





2 comentarios:

  1. Si es que no hay nada como sentirse en sus brazos; tan húmeda y envolvente…penetrando hasta el fondo, en esos movimientos lentos pero firmes, y la piel se tersa, cada músculo… Y de repente flotas, necesitas coger aire, dejas tu cuerpo a su merced…

    Muy bueno tu regreso ;-)

    Bsoss!!

    ResponderEliminar
  2. Mercy mademoiselle Ginebra. Ya ve lo que piensa uno cuando vuelve a piscina. Ahora a entrenar y a poner la piel tersa que hace mucha falta ;)

    Abrazos

    ResponderEliminar